Latest courses

El tiempo se detiene o me detiene

Encabezados
Print Friendly and PDF


El tiempo se detiene o me detiene

¿Quién detiene el tiempo? Hay momentos donde nada parece propio a la esencia humana, momentos donde todo parece depender de nosotros. Mi pregunta sobre quién detiene el tiempo es referida a más de una vertiente. Mi concepción del tiempo depende de lo que veo —tanto con el sol como con las estrellas—, de lo que siento con el cuerpo —mi pesadez tras un largo día—, pero con exactitud sólo confío en el tiempo que percibo desde el reloj.

Si yo detuviera cada reloj del mundo o si modificara cada reloj por unos minutos, el impacto en la sociedad sería evidente, pero tal vez por un tiempo. Sé qué hora es cuando me da hambre, oscilando entre las 7:00 am y las 8:00 am, sé a qué hora me da sueño, entre las 11:00 pm y las 12:00 am, pero no necesito ver mi reloj para saberlo. ¿Qué tanto ha afectado la artificialidad dentro de nuestra existencia? Mi perro pide comida a la misma hora, al menos eso noto tras yo ver el reloj; mi perro no ve el reloj, pero mide el tiempo. ¿Quién detiene el tiempo? ¿El que, en la Edad Media, dejaba de sonar las campanas para su ciudad indicando la hora? ¿La naturaleza al terminar con la humanidad? ¿Nosotros al quitarle la batería al reloj? Porque el tiempo sin nosotros continúa, pero no como lo percibimos.

Steven Shapin, en su libro La revolución científica, habla del cambio gradual desde la propia sociedad, alejándose de la concepción de individualidad, teoricidad y lo paradigmático dentro de la historia. Él mismo escribe:


«[...] una "revolución" evocaba la idea de un ciclo periódicamente recurrente [...] La idea de revolución como reordenación radical e irreversible se desarrolló junto con concepciones lineales y unidireccionales del tiempo. Según esta nueva concepción, "revolución" no significaba recurrencia, sino su inversa, la producción de una situación nueva que el mundo nunca había conocido antes y que quizá nunca volvería a conocer».


Para Shapin, la concepción de la Historia se tiene como una etiqueta a partir del espíritu y noción del momento, no como fue realmente conceptualizado; existieron momentos y personas de peso histórico, pero todo se deriva en una concatenación de eventos. Según él, la revolución ha sido una y otra cosa, todo sin una especificidad de puntos temporales donde comenzó a significar una cuando la otra ya existía.

¿Quién habrá sido el primero en decirla con la novedosa connotación? ¿Qué grupo lo habrá manejado con certeza de su nuevo significado primero? Si yo detuviera cada reloj del mundo, ¿sería yo quien habría detenido el tiempo, o habría de ser lo que me llevó a querer detener cada reloj? ¿La adaptación a largo plazo nos llevaría a comprender los horarios como seres unidos a la naturaleza, o nos llevaría a generar un nuevo tipo de tiempo artificial para compensar la artificialidad de los relojes? ¿Habría un nuevo tipo de futuro donde el tiempo residiera en una mayor ambigüedad? ¿La gradualidad del nuevo ahora nos llevaría a cambiar la naturaleza de lo ya natural?

Lo artificial ordena el caos, pero puede estallar un caos mayor que la propia naturaleza. La conciencia de nuestros actos deriva a la artificialidad, la cual está caracterizada por nuestra intencionalidad, mientras que la naturaleza se plantea como un instinto, más allá de una mera supervivencia. ¿Quién detiene el tiempo? No lo sé, pero qué particular es el humano confiando en las concepciones antinaturales del tiempo.

Sin mi intervención en todos los relojes, el tiempo continuaría tal cual se concibe; si interviniera, el tiempo natural continuaría, pero ¿cuál es el tiempo natural sino una serie de engranajes que trabajan hacia la finalidad? El tiempo tal vez termine por sí mismo, pero mi tiempo depende de todo lo que yo crea que significa el tiempo. Mi tiempo es despertar, desayunar con hambre, ver el paso del día y dormir tras la jornada; el tiempo para mi cuerpo, es lento, llevándose hacia la grandeza y luego hacia el declive; el tiempo de la sociedad sólo se mantiene como la naturaleza, en caos; el tiempo del universo no lo sé, pero dudo poder comprenderlo. El tiempo que tuve para escribir esto fue limitado. El tiempo, por sí mismo, es un término que define más que sólo los segundos, las campanadas, el sueño, el hambre o el sol.

La revolución define ahora más que sólo lo cíclico, la novedad o la reestructuración social. Shapin me hizo querer detener el tiempo, así como él vivió algo que lo llevó a escribir lo que escribió, a analizar lo que analizó, retrocediendo hasta aquél que, tal vez, olvidó sonar la campana un día de trabajo en la Edad Media. No podría estar más de acuerdo con su postura, todo dentro de lo histórico resulta una red interminable, no sé si más o menos amplia que las redes que constituyen la idea del tiempo. Pero ahí están, latentes.


Daniel Escoto L.

El tiempo se detiene o me detiene


Cómo citar este artículo: ESCOTO L., DANIEL (2023). El tiempo se detiene o me detiene. Numinis Revista de Filosofía, Época I, Año 2, (CD1). ISSN ed. electrónica: 2952-4105. https://www.numinisrevista.com/2023/12/El-tiempo-se-detiene-o-me-detiene.html


Numinis Logo
UAM Logo
Lulaya Academy Logo

Licencia de Creative Commons
Esta revista está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario